Trabajadores denuncian corrupción en Rastro de Guadalajara

Un grupo de trabajadores del Rastro de Guadalajara presentaron ante la Contraloría municipal una denuncia contra el director, así como el sindicato de la CROC por violación a sus derechos laborales, hostigamiento, maltrato, así como fuga de recursos públicos. 

En el documento en manos de este medio, que cuenta con sello de recibido del 21 de mayo del Nuevo Sindicato Jalisco, los quejosos refieren tener más de 10 años de antigüedad, pero desde hace seis años «hemos recibido trato indigno» por parte del director en turno, José Ángel González Aldana, «en comparsa con la CROC». El mismo escrito se envió vía correo electrónico a la Contraloría municipal.  

Los denunciantes señalan que «nos cambian de lugar de trabajo como castigo sin justificación aparente; cuando llegamos tarde nos cobran para permitirnos firmar la lista de asistencia, ya que no contamos con un reloj checador o con huella, sino que, en base a una lista de entrada y salida». 

También refieren que ante el trato indigno y la nula defensa del sindicato de la CROC decidieron cambiarse a otra agrupación gremial, sin embargo, eso provocó amenazas, levantamiento de actas administrativas, y que no les permitan laborar horas extras. 

Afirman que ganan un promedio de mil 300 pesos semanales, mientras que los familiares del «delegado del sindicato de la CROC, ganan hasta 7 mil semanales, justificando que laboran sábados, domingos y hasta días festivos», pero «todos sabemos que no es verdad». Piden a la Contraloría revisar las nóminas para que comprueben su acusación.  

Otro dato que piden investigar son los sobresueldos de los trabajadores, puesto que esos recursos se reparten entre el director y el delegado del sindicato de la CROC. «Nos condicionan de que si no los apoyamos, nos van a quitar nuestra área de trabajo y a levantarnos acta administrativa», se lee en el escrito. 

Anteriormente su jornada era semana inglesa, pero con la llegada de González Aldana deben acudir cada sábado a las instalaciones para ir a cobrar su sueldo a «trabajar a destajo». Debido a que concluyen rápido, «nos compran cerveza y refrescos, y nos proporcionan tequila dentro del Rastro, y ya se han suscitado pleitos», sin dejar a un lado que no se debe ingerir alcohol en un espacio público. 

Además, se quejan que no les den las herramientas necesarias, por lo que deben comprar con su sueldo «chairas, cuchillos, botas», tampoco «laboramos con la higiene y precaución que se necesita por la falta de insumos». 

Los afectados piden al titular de la Contraloría, Enrique Aldana López que acuda a las instalaciones para que corrobore sus señalamientos, además, aseveran que pueden presentar pruebas cuando las requiera. A la vez, le piden que realice una auditoría interna, y recaben testimonios de introductores y ganaderos a quienes se les pide dinero «para sacar primero su ganado”. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *