Organizaciones reclaman a Alfaro dar millones a hospital privado, debió invertirlos en atender a víctimas de contaminación

Ocho organizaciones reclaman que el gobernador, Enrique Alfaro destinó dinero del erario a rehabilitar el hospital privado Ángel Leaño, cuando debió canalizarse a nosocomios públicos para atender personas enfermas por la contaminación ambiental. 

También señalaron mediante un comunicado que industrias que generan contaminación ambiental continuaron laborando pese a la pandemia, y temen que con la adquisición de deuda por 6 mil 200 millones de pesos para obra pública y con el reajuste al presupuesto de este año, se podría reactivar la presa El Zapotillo.  

El gobierno del estado destinó 262 millones de pesos para rehabilitar el Ángel Leaño, 177 millones fueron recursos públicos y el resto donaciones.  

«Recursos que pudieron invertirse en los hospitales públicos y clínicas comunitarias del río Santiago y ribera del Lago de Chapala, en donde se viven epidemias que por décadas han sido ignoradas y desatendidas, y que en la actual pandemia se han agravado y continúan en el olvido, a pesar, de qué -en el discurso- la mayor ‘preocupación’ del Gobernador en los últimos meses aparentemente sea el tema de la salud», señalan las organizaciones. 

Añaden que «sin embargo, las medidas cautelares emitidas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), no han sido cumplidas por el Gobierno de Jalisco y el covid-19 ha recrudecido la enfermedad y muerte por contaminación ambiental». 

Otro punto que destacaron que en seis municipios de la ribera del río Santiago y Lago de Chapala, y dos del área metropolitana, consideradas “zonas de alto riesgo debido a los elevados niveles de contaminación ambiental», el coronavirus se extendió rápidamente, y en este momento suman mil 283 contagiados y 58 fallecidos. 

«Estos datos confirman los recientes estudios de la SEMARNAT, que revelaron que el 78% de los decesos por coronavirus en México se registran en zonas con mayor contaminación ambiental y que el covid-19 se concentra mayormente en las zonas de alto impacto ambiental como el polígono del río Santiago, lo cual recrudece los efectos de la salud de otras enfermedades ya presentes en estas regiones», apuntaron. 

Lamentaron que a cuatro meses de que se presentó el primer caso de contagio de coronavirus en el país, «continúe la ausencia de una política de atención especial en pandemia, para zonas de alto riesgo por la degradación ambiental». 

La Coalición de Extrabajadores(as) y Trabajadores(as) de la Industria Electrónica Nacional (CETIEN), documentó que las empresas del corredor industrial Ocotlán-El Salto, nunca suspendieron operaciones, uno de ellos fue el sector electrónico. 

«Tan solo en la empresa electrónica Sanmina, de origen estadunidense, trabajan más de 20 mil personas, aprovechan al máximo la mano de obra barata, ponen en riesgo de contagio a sus empleados(as) y a los habitantes de la zona por su movilidad, y contaminan y dañan la salud de los habitantes de la región con los desechos químicos que vierten a la cuenca del río Santiago», recalcó CETIEN. 

Con la modificación al presupuesto de egresos 2020, mencionaron que les preocupa que la Secretaria de Gestión Integral del Agua y la Comisión Estatal del Agua (CEA), quedaron en números rojos, «con un déficit de 56.1 millones de pesos (mdp), de un presupuesto original de 475.8 mdp a un ajuste de 531.9 mdp. En este escenario absurdo, no tendrán recursos para operar una de las problemáticas fundamentales en la entidad: el agua».  

El comunicado fue firmado por el Instituto Mexicano Para el Desarrollo Comunitario (IMDEC)CETIEN, Comité de Defensa Ambiental-El Salto; Foro Socio Ambiental Guadalajara; Unión de Pueblos y Organizaciones de Jalisco por el Agua, la Salud y el Territorio (UPOJAST); Comité de Mujeres Ecologistas de la Huizachera-El Salto; Instituto Vida-Juanacatlán y el Comité Salvemos Temacapulín Acasico y Palamarejo. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *