Para librar choque, funcionario acusa a menor de secuestro y daño en las cosas

Para evadir su responsabilidad en un percance vial, el administrador distrital del Juzgado de Control y Juicio Oral con sede en Tonalá, Abel Martínez Delgado acusó el 4 de agosto, a otro conductor un menor de edad, y a su acompañante, originarios de Nuevo León, de pretender secuestrarlo, después por daño en las cosas.

A pesar que VMMT dijo a los policías que tiene 15 años, no hicieron caso, se lo llevaron detenido a la Fiscalía del Estado donde permaneció aislado por varias horas, sus padres permanecieron afuera de las instalaciones hasta que llamaron a la Comisión Estatal de Derechos Humanos para pedir apoyo. El organismo preguntó sobre las condiciones del menor, y fue cuando 10 horas después de su detención, su madre pudo ingresar a dar alimentos a su hijo.

Previo a llevar a VMMT ante el ministerio público especializado en Justicia para Adolescentes, Abel Martínez delante de un policía estatal “me decía que era amigo del gobernador, que era servidor público y me dio mucho miedo”, confiesa el menor.

El asunto contra el menor y su acompañante fue judicializado, se les acusó de daños a las cosas por presuntamente arrojar piedras al vehículo del funcionario. El pasado 12 de agosto se realizó la audiencia en el sitio donde labora Abel Martínez.

“Siento que el señor está abusando de su poder porque el caso se lleva ahí. Tengo temor de salir, solo salgo cuando tengo que ir a firmar. Tengo miedo del señor, (el día del accidente) me amenazaba con palabras fuertes, y me dijo varias veces que era servidor público y amigo del gobernador”, todo eso delante del policía, reiteró.

El juez decidió que el menor no podía regresar a Nuevo León donde inicia clases de preparatoria el próximo 6 de septiembre, tiene que firmar cada lunes a Puente Grande hasta que concluya el proceso en su contra. Su familia ya no tiene dinero para el hospedaje, por lo que solicitan apoyo y justicia.

Los hechos

VMMT narró que el 4 de agosto antes de las 6 de la tarde, cuando conducía un vehículo Kia Forte -propiedad de su abuela- por Lázaro Cárdenas, a la altura del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, el auto Toyota gris que conducía Abel Martínez lo impactó y huyó.

El menor le dio alcance en Lázaro Cárdenas y Fuelle. Pidió al funcionario que se parara y hablaran a las aseguradoras, pero se negó. El menor tuvo que cerrarle el paso, por lo que Abel Martínez tuvo que parar.

El joven estudiante se bajó del auto que conducía, de nuevo solicitó al funcionario orillarse, y este respondió que sí. Cuando VMMT se regresó al Kia, Abel Martínez intentó atropellarlo, le alcanzó a dar un golpe en la rodilla. Otra vez escapó el funcionario.

Abel Martínez al llegar al cruce de avenida Unión y López Cotilla, en la colonia Lafayette se emparejó con la patrulla PRJ-173, y denunció ante los policías estatales que el menor y otros tres hombres intentaron secuestrarlo. Los elementos se bajaron de la patrulla, y pidieron al joven que hiciera lo mismo. El menor explicó lo sucedido, pero solo revisaron el Kia.

Cuando el chico se iba a comunicar con su papá, el policía José Andrés Alvarado intentó quitarle el celular so pretexto que no se podían hacer llamadas, mientras que el funcionario sí las hacía.

Recordó el menor que las aseguradoras acordaron que cada conductor debía responsabilizarse por arreglar “su golpe”. Una hora después el policía, les informó a VMMT, a su acompañante y al servidor público que por orden de los ministerios públicos, Jorge Enrique Caudillo y Leslie Gabriela Torres debían ir a la Fiscalía.

A los únicos que subieron a la patrulla fueron el menor y a su acompañante, el Kia fue enviado al corralón, a la contraparte le permitieron irse en su auto junto con el policía Alvarado.

Los policías llevaron a VMMT a la Cruz Roja que se ubica en el Parque Morelos, ahí ingresó a las 21:09 horas, y se le entregó el parte médico de lesiones media hora después.

El menor fue presentado ante la ministerio público Leslie Gabriela Torres a las 23:10 horas. A las 4 de la mañana, su mamá pudo darle alimento a VMMT. “Todo ese tiempo me tuvieron firmando hojas” sin conocer su contenido y sin la presencia de sus padres señaló. Hasta casi las 6 de la mañana del día 5 de agosto fue liberado.

El acompañante de VMMT fue enviado a Puente Grande, cuando se trata de un delito no grave. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *